Alimentos que no debes guardar en la nevera

image

Por lo general la mayoría de las personas suelen guardar todos sus productos de la canasta familiar en la nevera, esto es un error grave puesto que no todos los productos están hechos para soportar el frío y las condiciones de una nevera, por el contrario en ocasiones el frío acelera su descomposición o les puede cambiar su sabor original.

Lima
Si bien es cierto, un refrigerador mantiene fresco y ventilado a una variedad de alimentos, también puede ocasionar en otro grupo su deterioro. A continuación, te mostramos que alimentos pueden sufrir alteraciones si son refrigerados.

image

Tomates
Los tomates pierden todo su sabor en la nevera. El aire frío hace que se frene el proceso de maduración, que es lo que les hace tan sabrosos.

image

Papas
Guardar una papa a baja temperatura hace que el almidón se convierta en azúcares por lo que se convertirá en una papa dulzona y harinosa.

image

Pan
El pan en la nevera se seca y se pone duro rápidamente. Es preferible guardarlo en una bolsa de tela para evitar que se ponga duro, como en la bolsa de papel, o correoso como el chicle, en la bolsa de plástico.

image

Palta o aguacate
Si hemos comprado paltas maduras y no queremos usarlas todavía, no hay que meterlos en la nevera para “que aguanten más” sino dejarlo en un lugar fresco y con poca luz porque al meterlo en la nevera se pondrá completamente negro y duro como una piedra.

image

Café
El café pierde todo su sabor dentro de la nevera y, además, cogerá todos los olores del resto de alimentos que tengamos dentro. Expertos en café insisten en que el café debe guardarse en sitios frescos y oscuros para que guarde su aroma, su sabor y su frescura ya que la luz, el aire y el calor son “los principales enemigos del café”.

image

Miel
Una baja actividad de agua, una gran concentración de azúcares (osmolaridad) un PH entre 3,5 y 4,5 y la presencia de peróxido de hidrógeno (comúnmente conocida como agua oxigenada) con efectos antimicrobianos y otras sustancias con propiedades antimicrobianas hacen que la miel no se ponga mala fácilmente mientras esté en un recipiente bien cerrado.

image

Aceite de Oliva
El aceite de oliva hay que dejarlo en su envase en un lugar fresco y alejado de la luz o en envases que lo protejan de la luz pero nunca meterlo en la nevera ya que el frío hace que se condense rápidamente, se endurezca formando una pasta parecida a la mantequilla y, por supuesto, se altere su sabor.

image

Cebollas
La humedad de la nevera hace que las cebollas se reblandezcan y se pongan mohosas rápidamente, además empiezan a germinar pequeños brotes. Para evitar que se pudran tan pronto hay que guardarlas en un lugar fresco y seco… ¡y separadas de las papas! Si se guardan juntas se pudrirán antes porque al almacenarlas juntas emiten un gas que provoca que ambas se echen a perder.

image

Albahaca
La albahaca se marchitará rápidamente en la nevera y, además, absorberá todos los olores del resto de alimentos que haya a su alrededor. Es mejor guardarla fuera, en un vaso con agua fresca, como si fuera flores recién cortadas.

image

Ajos
Al meter los ajos en la nevera, empezarán a brotar pequeños tallos y se pondrán correosos y mohosos. Para evitar esto y conseguir que los ajos se mantengan frescos, lo más recomendable es guardarlos en una bolsa de tela en un lugar fresco y seco.

image

Frutas tropicales
Las bajas temperaturas anulan las enzimas que permiten madurar a las frutas tropicales como la piña, el plátano o la papaya, a las que el frío hace que su pulpa se vuelva pastosa o su piel se ponga negro.

image

Chocolate
Uno de los alimentos que más duda nos puede generar sobre la idoneidad de meterlo o no en la nevera es el chocolate… por aquello de que se pueda derretir. Sin embargo los expertos lo tienen muy claro, el chocolate no hay que meterlo en la nevera salvo que contenga un relleno lácteo o haga mucho calor.

image

Quesos secos
Es común guardar el queso en la nevera porque se cree que allí se conservará mejor. Dependiendo del tipo de queso, la nevera puede ser un error que le puede cambiar  el sabor y lo puede hacer más insípido. Quesos secos como el parmesano o alguno similar, no requiere refrigeración porque puede perder su sabor, como alternativa se puede usar un recipiente hermético puesto a temperatura ambiente.

image

Melones y melocotones
A menos de 10 grados pierden su sabor y algunas de sus propiedades, en este caso es preferible mantenerlos a temperatura ambiente.

image

Enviar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¡Síguenos y recibe los mejores consejos!

Powered by WordPress Popup